biblioteca, historias y cuentos, pensamiento oriental

Son tiempos revueltos para un trabajo que se encuentra en peligro de extinción: el bibliotecario. Además la crisis económica trajo consigo un peligro para cualquier puesto de trabajo. Conseguir empleo se convierte en una selva mediática de desempleados para personas cualificadas y predispuestas a cambiar de trabajo donde no hay sino un abandono, pero ¿a qué nos referimos? Es decir, es un tiempo difícil para el bibliotecario, que además de cargar con la crisis económica, no es visitado por nadie ni tomado en cuenta, ya que existe otro medio de información: el internet. Pero ¿de dónde empieza esto?

Iniciamos: todos sabemos que una de las culturas con mayor avance tecnológico es la oriental, en todos sus haberes, ya sea de software o hardware, en los habitantes de esta cultura existen en uso alrededor de 1000 millones de usuarios de teléfonos, y estudios demuestran que ni el 5% de estos usuarios busca otro medio de información que no sea en la biblioteca. El oriente del mundo cuenta con las empresas más destacadas en dispositivos móviles en las que tenemos: Teamwhole, OEM, Wayestar, GUA, Lisun, omes, TOPIN, N-O-K-I, WOWO, Swell, Samsung, siragon. Estas empresas laboran día a día para elaborar el equipo móvil, pero no solo esto sino que a su vez trabajan arduamente día a día para elaborar uno más avanzado, es decir mejorar cada vez más, pero ¿Qué sucede con los empleos que la tecnología que elaboran empresas como estas está desplazando? Como el bibliotecario, que antes tenía quien lo visitara y ahora con un clic ya tenemos nuestra biblioteca a la mano, pues es sencillo, no solo se trata de avanzar tecnológicamente sino como sociedad y perdurar en el tiempo, asumiendo que lo que nos trajo hasta aquí, lo que hoy conocemos de la edad antigua del dónde venimos y de donde vamos es sencillamente los libros, los cuales hay que cuidar y valorar, de ellos tenemos lo que hoy consideramos conocimientos e historias de toda nuestra cultura, es así que los mayores avances de la humanidad, las guerras más grandes y los peores daños están escritos y reflejados en los libros.

Una de las soluciones que pueden establecer las culturas, es brindar un apoyo a las bibliotecas con el fin de lograr digitalizar el texto escrito exacto respetando el autor y las leyes, así si la humanidad hará todo en internet pues la información que aquí encuentre será veraz y oportuna, cosa que actualmente en la web no se encuentra y la mayoría de la información es considera plagio.

Es ahora tiempo de actuar, de valorar las bibliotecas, de respetar los autores, de asumir que así como la tecnología avanza y destruye empleos o cosas tan elementales como cambiar los textos y lápices por un teclado y pantalla, también puede crear nuevas fuentes de empleo, y hacer que la humanidad guarde en el ese grano de escritura de lo que ha sido hasta ahora, asumiendo que es lo más importante para el